10 datos sobre los cargadores inalámbricos

Con la búsqueda de un mundo libre de cables, se ha ideado una forma en la que se pueda transmitir energía a los dispositivos portátiles que llevamos con nosotros. Estos cargadores pueden parecer como objetos de otro mundo y por eso traemos una lista de datos, para que así puedan entenderlos mejor. Sigue estos consejos para elegir el mejor cargador inalambrico.

Los inicios

Los cargadores inalámbricos se han vuelto muy populares últimamente y podemos encontrarlos en una gran cantidad de equipos, pero la verdad es que esta tecnología no es nueva. Los primeros cargadores inalámbricos aparecieron en 2010 y su compatibilidad fue incluida en móviles como el Samsung Galaxy S4.

¿Cómo funcionan?

Estos cargadores, por lo general, constan de un pequeño dispositivo con una superficie plana, que consiste en la superficie interfaz, sobre la cual se coloca el artefacto que deseamos cargar. Dentro del dispositivo se encuentran un par de bobinas que producen un campo magnético y gracias al principio de la resonancia magnética logran trasmitir energía por el aire hasta cierta distancia.

Tipos de cargadores

Existen 2 tipos de cargadores inalámbricos, los basados en el estándar Qi y los del estándar PMA. El primero es el estándar más popular y más utilizado debido a que es el más eficiente de los dos, sin embargo requiere precisión a la hora de colocar el dispositivo sobre el cargador, mientras que los PMA ofrecen mayor libertad de colocación y la posibilidad de cargar varios dispositivos a la vez.

Usos en el transporte

La carga inalámbrica no solo está dirigida a los teléfonos móviles, también tiene otras aplicaciones. Un ejemplo es con los vehículos eléctricos, pues existen varios que soportan ente tipo de cargadores y cuentan con estaciones de carga que se colocan en el suelo bajo el vehículo.

Usos en la medicina

Estos cargadores también pueden ser utilizados en el sector de la medicina con el objetivo de cargar implantes internos en el cuerpo, como los marcapasos, o sensores que monitoreen el estado de los pacientes.

Conveniencia

La principal característica de los cargadores inalámbricos es lo convenientes que son, pues no requieren que nos preocupemos por ningún cable, solo debemos colocar nuestros dispositivos sobre ellos y ya están cargando y para utilizarlos solo debemos recogerlos.

Son duraderos

Ya que no requieren mucha manipulación, estos ven menos desgaste y son capaces de durar por mucho tiempo, a diferencia de un cable. Esto causa que nuestros equipos también duren por más tiempo, ya que no hay que preocuparse por los puertos.

Todo es interno

Ya que todos los componentes son internos, no hay ningún tipo de interferencia de los elementos del ambiente que puedan afectar el funcionamiento de los cargadores, lo que causa que sean más seguros con menos probabilidades de fallos eléctricos.

La carga es más lenta

Sin embargo, no todo es bueno y como en todo hay algunas desventajas. Una de estas es que la transferencia de energía es más lenta que en un cargador común ya que no son un medio muy eficiente para el paso de energía.

No permiten uso

Otra de las desventajas que podemos encontrar cuando utilizamos estos cargadores, es el hecho de que no podemos utilizar ni mover nuestros dispositivos mientras cargan, ya que deben estar muy cerca del cargador.

Los cargadores inalámbricos son artefactos capaces de brindar un gran número de conveniencias y más y más personas buscan este medio, inclusive podemos conseguir restaurantes que incluyen cargadores inalámbricos en sus mesas para la comodidad de sus clientes.

Leave a Reply