4 Datos sobre la Blockchain

El núcleo es sólo una base de datos

Si buscas en Google una cadena de bloqueo o le preguntas a un tecnólogo qué es, obtendrás un montón de respuestas técnicas como “libro mayor global”, “tecnología de libro mayor distribuida”, “minería” o “registro inmutable”. Sin embargo, cuando se filtra a través de todas las explicaciones técnicas, la Blockchain es sólo una base de datos.

Por supuesto, tiene características especiales de diseño que la hacen innovadora: Cambia la capa base de la infraestructura de Internet para ayudar a la gente a asegurar sus identidades. Lo hace emparejando una clave pública y una privada que permite la encriptación y desencriptación en un solo sentido, pero eso es todo lo que realmente necesitas saber sobre el aspecto técnico de la cadena de bloqueo.

Descentralizado y distribución del riesgo

A diferencia de las bases de datos tradicionales, en las que una parte controla los datos o la información de la base de datos, la tecnología de la cadena de bloques es un ecosistema de transacciones descentralizadas en el que múltiples partes en la base de datos (o en la red) aportan datos de transacciones en tiempo real y todas ellas tienen una copia completa de la última versión, así como el historial de las versiones anteriores. El acceso está descentralizado y el riesgo se distribuye de manera que ninguna parte por sí sola corre el riesgo de una infracción. Así pues, los piratas informáticos no pueden retener datos o registros de rescate, por ejemplo, porque todas las partes tienen una copia completa de la base de datos y su historial.

En este ecosistema de transacciones, los servicios de arquitectura, los servicios de ingeniería, los servicios jurídicos y los servicios de construcción pueden ser objeto de transacciones a través de Internet. Esto hace que la cadena de bloques sea aplicable y valiosa, no sólo a los servicios financieros, sino a todo el comercio, incluido el suyo propio.

Elimina el intermediario

Blockchain permite una verdadera digitalización, en la que los acuerdos de prestación de servicios se digitalizan con fichas (que pueden representar dólares u otros activos) y esas fichas pueden transferirse a través de Internet sin necesidad de intermediarios para procesar o verificar la transacción. A diferencia de las transacciones tradicionales, en las que un banco, una compañía de tarjetas de crédito u otro intermediario debe verificar y validar la liberación de la “cosa de valor”, las transacciones basadas en cadenas de bloques se procesan mediante un algoritmo a través de una red descentralizada de computadoras.

Por ejemplo, en un vecindario en el que los propietarios de las viviendas tienen paneles solares en el techo y un propietario produce más energía de la necesaria, la blockchain elimina el intermediario (es decir, la empresa de servicios públicos) y permite a los propietarios de las viviendas vender su exceso de energía generada en tiempo real a un vecino. De hecho, este escenario se está desarrollando en un proyecto piloto en Brooklyn.

La industria médica también está muy involucrada en proyectos piloto de cadena de bloques relacionados con los registros médicos “del útero a la tumba”, con el objetivo de romper los silos en el mantenimiento de los registros médicos, dando a los pacientes el poder de gestionar de forma segura sus registros de salud y, en última instancia, desplegar un cuidado holístico. Con la blockchain, el nacimiento de un niño se registra en un registro digital basado en cadenas en bloque; todos los tratamientos de atención de la salud posteriores se registran en el mismo registro digital durante toda la vida de esa persona.

El acceso a la historia de la atención de la salud lo proporciona el paciente que da acceso al proveedor a través de una clave privada y criptográfica. Con este caso de uso, ya han pasado los días en que los pacientes tienen que recoger de memoria (o en un archivo de papel) su historial médico para que lo utilicen los futuros proveedores de atención de la salud.

Está recibiendo una gran atención en la legislación

Ya en el año pasado, 14 legislaturas estatales están considerando o están en proceso de aprobar legislación relacionada con la cadena de bloqueo o sus posibles aplicaciones. La mayor parte de esta legislación permite explícitamente la tecnología de las cadenas en bloque (aunque no necesariamente se requiere), obliga a los organismos a explorar la tecnología o instituye oficialmente el estudio de la tecnología para su utilización. En comparación con años pasados, en el que sólo siete legislaturas estatales exploraron activamente la legislación y sólo tres en 2016, el repunte de este año es un indicador de una tendencia que probablemente seguirá creciendo.

Leave a Reply